×
×
Red Internacional

Según publicó el Indec, en el tercer trimestre del año los empresarios subieron su porción en el reparto de la torta de riqueza producida al 48,3 %, cuando hace 4 años era de 39 %. La contracara es el derrumbe de la participación del salario de los trabajadores al 42,7 %, cuando era del 50,6 % hace 4 años. Hay que pararles la mano.

Jueves 20 de enero | 20:20

El Gobierno celebra la recuperación de la economía tras el derrumbe del 2020 por la pandemia del coronavirus. Lo cierto es que en 2021 apenas se recuperaría el hundimiento del 2020, y se trata de una mejora económica desigual que sólo se lo quedaron unos pocos.

El informe de la Cuenta de generación del ingreso del Indec, publicado este jueves, deja en evidencia quienes se beneficiaron con el crecimiento. En el tercer trimestre del 2021 los empresarios subieron su porción (Excedente de Explotación Bruto (EEB), una aproximación a la masa de ganancias de las empresas) de la torta de riqueza producida al 48,3 %, es el segundo porcentaje más alto desde 2016, comienzo de la serie estadística. Una suba de 1,70 puntos porcentuales (p.p.) respecto al mismo trimestre del año anterior. Hace un año era del 46,7 %.

Este aumento se explica fundamentalmente por los sectores de “Industria manufacturera” y “Explotación de minas y canteras”, entre otras.

La contracara de la mejora para las patronales es la baja de la participación de los trabajadores. Así, la participación de la Remuneración al Trabajo Asalariado (RTA) bajó a 42,7 % del Valor Agregado Bruto (VAB), es decir de la torta de riqueza producida. Es el segundo valor más bajo desde 2016. Esto significó un descenso de 3,83 p.p. respecto del tercer trimestre del 2020, que fue del 46,5 %. Por su parte, el Ingreso Mixto Bruto (IMB), vinculado a los ingresos de los no asalariados y cuentapropistas, aumentó y explicó el 13,1 % del total. La diferencia para llegar al 100 % se explica por impuestos y subsidios estatales. Los empresarios ganaron con la pandemia.

En tanto, el EEB, que se vincula a las ganancias empresarias aumentó un 80,9 % en términos absolutos (no en participación). De esta manera, el EEB subió muy por encima de la inflación promedio, que se ubicó en 51,9 % en la comparación del tercer trimestre del 2021 contra el mismo periodo de 2020. En tanto, la RTA (los salarios) aumentaron un 60,2 %, si bien fue mayor a la inflación fue por debajo de lo que mejoraron las ganancias.

Crece el empleo precario

Otro aspecto del informe que muestra una recuperación precaria son los datos de los puestos de trabajo. En el tercer trimestre de 2021 los puestos de trabajo totales subieron un 8 % con respecto al mismo período de 2020: aumentaron de 18.901.674 a 20.412.180. Aún está por debajo de los 20.775.209 del tercer trimestre de 2019, es decir de los niveles prepandemia.

Te puede interesar: Informe especial.Trabajo, reforma laboral y desocupación, ¿cuál es la salida?

La suba de los puestos de trabajo se explica en su mayoría por el incremento de los asalariados no registrados (+ 18,9 %) y cuentapropismo (+11,1 %). En tanto, el sector de asalariados registrados solo subió un 2,4 %. Esto quiere decir, que los puestos creados es su mayor parte son precarios por no tener aportes jubilatorios o ser empleo inestable.

En horas trabajadas, se registró un alza del 25,2 % en el tercer trimestre del 2021 en relación al mismo período de 2020. El Indec señala que “las horas de los asalariados crecieron 25,4 % y las de los no asalariados, 24,8 %. En el caso de los registrados, el ascenso de las horas trabajadas es de 23,4 % mientras que las horas correspondientes a los no registrados se incrementaron en 31,1 %”.

En este contexto crítico y con una pobreza mayor al 40 % el Gobierno sigue negociando un nuevo acuerdo con el FMI, que implicará un mayor ajuste contra el pueblo trabajador. La misma vicepresidenta Cristina Fernández reconoció que se destinaron más recursos para pagar al Fondo por la deuda fraudulenta que para atender los gastos de la pandemia. A pesar del recorte oficial, el organismo internacional pide un mayor ajuste. Pero este no es el único camino posible, hay que movilizarse para rechazar el acuerdo con el FMI y por el desconocimiento soberano de la deuda junto a otras medidas para reorganizar la economía en función de las grandes mayorías, como la nacionalización de la banca, el monopolio estatal del comercio exterior y la expropiación bajo control obrero de los recursos estratégicos del país.

Te puede interesar: Debate.¿Nunca se va a acabar la "pandemia macrista"? Sí, hay otra salida: romper con el FMI




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias