×
×
Red Internacional

El ministro de Economía afirmó que el país está en un proceso gradual de desinflación, pero omitió decir que su meta para todo el año ya fue superada en julio. La suba de precios golpea los bolsillos populares.

Jueves 9 de septiembre | 17:40

El ministro de Economía, Martín Guzmán, sostuvo este jueves que no se puede prometer que la inflación anual finalice en un dígito al final del Gobierno, pero subrayó que el país está en un proceso gradual de desinflación, que se observa en las reducciones mensuales en el índice. Sin embargo, la inflación en julio trepó al 51,8 % en los últimos doce meses. Suba de precios que erosiona el poder de compra.

Guzmán afirmó en una entrevista con el canal de noticias A24 que “estamos previendo que la tasa de inflación intermensual va a ir en una senda decreciente. Habíamos dicho que el mes de inflación más alto iba a ser marzo y después decrecería y eso viene ocurriendo. A partir del próximo mes esperamos que la tasa interanual vaya descendiendo. Hoy la Argentina está en un proceso gradual, persistente, y que va a llevar tiempo, de desinflación”. Lo que no dijo es qué pasará cuándo ajusten nuevamente las tarifas de los servicios públicos y los combustibles, que impactarán nuevamente en los precios, o qué sucederá si hay una nueva devaluación.

Según los últimos datos publicados por el Indec, la inflación de julio fue del 3 % y acumuló en los primeros siete meses del año el 29,1 %, es decir que ya se superó la proyección del ministro para todo el año como estableció en el Presupuesto. La próxima semana se conocerá el dato de agosto que informará el organismo.

Sobre el valor del dólar oficial, el ministro explicó que “mantenemos la política cambiaria que establecimos en la Ley de Presupuesto, hemos planteado un sendero de depreciación al año de 24 % que se viene cumpliendo. Apuntamos a llegar a diciembre con esa pauta. Hoy enfrentamos una situación de mayor robustez en el frente externo. En los primeros 7 meses del año el Banco Central acumuló U$S 3.200 millones y luego se sumaron los derechos especiales de giro”, del Fondo.

También hablo sobre el acuerdo con el FMI, el ministro declaró que sigue trabajando en un acuerdo con el organismo y agregó que “con el Fondo, hay un proceso de construcción, de entendimiento. En el frente externo, hay que ir acumulando reservas, lo que también nos va a permitir ir modificando los controles de capital. Este esquema defensivo, que no lo adoptamos nosotros, tiene que ver con la huida de capitales que hubo cuando se los dejó entrar a especular. Queremos converger a un esquema distinto”. Se espera que el acuerdo se pacte luego de las elecciones ya que el Fondo exige sus clásicas recetas de mayor ajuste y contrarreformas (laboral, previsiones y tributaria).

Guzmán explicó que “estamos trabajando para llegar a un acuerdo. Eso nos va a permitir refinanciar las deudas. Lo ridículo es que la Argentina haya tomado U$S 45.000 millones de deuda y ni un dólar se haya usado para mejorar la capacidad productiva. Hay un montón de cosas que se negocian y luego de cara a la sociedad lo llevamos al Congreso. Se negocia un programa que nos permita una posición cambiaria más robusta el año que viene”. A pesar de las denuncias del Gobierno sobre las irregularidades del préstamo del FMI a Macri, están dispuestos a honrar la deuda y a ajustar lo que sea necesario para acordar con el organismo. En este aspecto no hay grieta, tanto oficialistas como opositores patronales coinciden en cerrar un acuerdo con el Fondo. Sólo el Frente de Izquierda Unidad rechaza el pacto con el organismo y plantea el desconocimiento soberano de la deuda, entre otras medidas.

Te puede interesar: Una respuesta de fondo para que la crisis la paguen los capitalistas




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias