×
×
Red Internacional

Chantaje pro-patronal. Juntos por el Cambio amenaza con no votar el acuerdo con el FMI si suben las retenciones

Juntos por el Cambio debate desde dónde golpear para frenar el posible aumento de retenciones a la harina y el aceite de girasol. El sector más duro amenaza con retirar los votos para el acuerdo con el FMI en el Senado, cuando ya lo acompañó en Diputados.

Lunes 14 de marzo | 18:57

Luego de haber legitimado, en la cámara de Diputados, el acuerdo de ajuste que pactó el Gobierno con el FMI, Juntos por el Cambio se vuelve a mostrar rebelde frente a la votación en el Senado. Esta vez, para posicionarse como voceros y defensores de los intereses de las patronales agrararias.

La semana pasada, los llamados sectores "centro" del Frente de Todos y de Juntos por el Cambio llegaron a un acuerdo para que la derecha hiciera posible su aprobación. Entre Sergio Massa (FdT) y Gerardo Morales (UCR - JxC), cooperaron para complacer a la oposición con una nueva formulación de los artículos, donde quedara disimulado que, junto con la refinanciación de la deuda, estaban acompañando el plan de ajuste y entrega que el Gobierno acordó con el FMI.

Esta semana inicia con nuevas amenazas por parte de Juntos por el Cambio, luego de que el Gobierno anunció que cierra las exportaciones de aceites y harinas de soja, como posible anticipo de una suba en las retenciones a la exportación de estos productos. La decisión, a cargo del Ministerio de Julián Domínguez, está relacionada con la necesidad contar con dólares para la importación de gas, en un contexto de disparada de los precios internacionales del combustible y de las commodities, producto de las guerra Rusia-Ucrania.

Las patronales agremiadas en la Cámara de la Industria Aceitera, respondieron amenazando con la pérdida de 20.000 puestos de trabajo y con poner en "riesgo el ingreso de divisas", cuando el Banco Central está seco.

“¡Qué dejen en paz al campo!”, fue la demanda de Juntos por el Cambio, que ésta mañana se reunió por zoom. Desde el sector "duro" del PRO, con Patricia Bullrich a la cabeza, dejaron trascender que evalúan no votar en el Senado el acuerdo con el FMI, como forma de extorción para que el Gobierno vuelva atrás con la medida.

Por su parte, Horacio Rodríguez Larreta, que, junto a Massa es artífice de este renovado "centro político" de consensos entre el oficialismo y la oposición, pidió templanza a sus colegas dentro del PRO, para no poner en riesgo el acuerdo con el FMI, o la unidad dentro de Juntos por el Cambio. Aunque exigió “ni impuestos ni cepos”, en defensa de las grandes empresas exportadoras.

Por su parte, Alfredo de Angeli, el exdirigente de la Federación Agraria Argentina y senador por Juntos por el Cambio, fue otro de los voceros en defensa de las ganancias de las patronales agrarias. Aún así, ratificó que acompañará el acuerdo con el FMI en el Senado, aunque el Gobierno nacional decida aumetar las retenciones a las exportaciones. "Nosotros responsablemente en la oposición no vamos a dejar que el país caiga en default". Tanto el oficialismo como el sector centro de la oposición se han puesto de acuerdo en el mismo discurso extorsivo para subordinarse al FMI.

La Mesa Nacional de Juntos por el Cambio está reunida desde 18.30 hs, para definir qué medidas tomarán en defensa de los intereses del campo. A pesar de las amenazas del sector más duro de la coalisión, la realidad es que quienes vienen marcando el pulso político de la coalisión, son quienes buscan legitimar el acuerdo con el FMI en el Congreso.

La diputada Myriam Bregman lo definió así: "Se armó un nuevo eje político, Massa-Larreta-Gerardo Morales, que los sectores del poder vienen pidiendo hace mucho tiempo. Este centro político o extremo centro, podríamos llamarlo para que sea una definición política más acertada, conformaron un acuerdo para sostener lo central, que es alinear a la Argentina con el Fondo Monetario y darle un cogobierno de revisión cada tres meses".




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias