×
×
Red Internacional

En la mañana del martes se movilizaron junto a sectores en lucha por trabajo y vivienda. Además, el viernes último, artistas solidarios realizaron un mural en la entrada del depósito al cumplirse cinco meses de la ocupación del depósito contra el vaciamiento patronal.

Miércoles 21 de julio | 13:12

Los trabajadores de SwissJust, que desde hace cinco meses ocupan el depósito de Lomas del Mirador contra el vaciamiento y los despidos se hicieron presentes desde las primeras horas de la mañana en el corte del Obelisco convocado por el sindicalismo combativo y sectores en lucha, como los tercerizados de Edesur de EMA que siguen peleando por su reincorporación.

Los trabajadores de Just siguen firmes peleando las reincorporaciones y uniéndose junto a los sectores que salen a pelear, como lo hicieron el mes pasado en Puente Pueyrredón con las consignas contras los despidos y la precarización laboral. Ese día, el gobierno reprimió a los que se movilizaban contra el ajuste. La unidad tan necesaria para pelear contra los avances patronales se volvió a ver el jueves que pasó sobre las vías del Ferrocarril Roca acompañando a los tercerizados de MCM por el pase a planta permanente mostrando un camino a la clase trabajadora contra las traiciones de las burocracias sindicales y el desprecio del gobierno.

Te puede interesar: Arriba del asfalto está el desencanto

El pasado viernes, al cumplirse cinco meses de la ocupación del depósito de Lomas del Mirador contra el vaciamiento empresario, artistas solidarios realizaron un mural en el paredón que da a la calle Cavia. Jorge, uno de los operarios de Just explicó que “con esta acción queremos demostrar que nuestra lucha va a seguir hasta que nos devuelvan nuestros puestos de trabajo”.

La multinacional suiza Swiss Just se hace conocer mundialmente por difundir el “bienestar emocional y mental" en la venta de lociones y cremas. Pero la verdad contradice el slogan y los empresarios vaciaron el depósito de logística de Lomas del Mirador durante el fin de semana de carnaval para extorsionar a más de 50 trabajadores a renunciar a su antigüedad (muchos con más de veinte años) y perdiendo conquistas laborales. La repentina maniobra había sido justificada por que la empresa se encontraba en “expansión” y por esto debían aceptar el traslado a la planta Transfarmaco ubicada en Escobar, a más de 60 km y sin siquiera garantizar las tareas habituales, y derechos conquistados.

El gobierno de Alberto Fernández que llegó con el discurso de recuperar lo perdido con el macrismo, habilita que las patronales sigan descargando la crisis sobre las espaldas de los trabajadores, mediante despidos, suspensiones pero también mayor flexibilización. La pandemia sirve como excusa para justificar que a casi dos años los trabajadores siguen padeciendo las consecuencias de la herencia macrista. Pero no pueden justificar las decisiones políticas que el gobierno toma a través de ajustes de presupuesto y mientras millones siguen sumergiéndose en la pobreza, para mostrar que están dispuestos a cumplir con los objetivos del FMI.

Los trabajadores que salen a pelear que no se resignan a que la crisis la siguen descargando sobre sus espaldas tienen el desafío de fortalecer una alternativa política que invierta las prioridades, lo primero sean las necesidades populares y puedan aportar a convertir al Frente de Izquierda y de los Trabajadores Unidad en una tercera fuerza potente para que el descontento de millones no sea capitalizado por la derecha.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias