Política

BRUTALIDAD POLICIAL

La autopsia confirmó que Lucas Verón murió por un balazo de la Bonaerense

La autopsia confirmó que el joven asesinado por la policía bonaerense en la madrugada del viernes en La Matanza, recibió un disparo que atravesó su pecho de adelante hacia atrás. Ese día cumplía sus 18 años e iba con un amigo a comprar gaseosas en Villa Scasso, partido de La Matanza.

Lunes 13 de julio | 10:12

Los resultados preliminares de la autopsia realizada al cuerpo de Lucas Verón por médicos forenses de la Morgue Judicial de Lomas de Zamora, indicaron que la bala atravesó su pecho fue de adelante hacia atrás.

Restan concluir otros peritajes de balística para determinar cuál de los dos policías detenidos por el crimen efectuó el disparo que le arrancó la vida el día que cumplía 18 años. Otra vez la maldita policía bonaerense, asesina a un pibe.

Los policías Ezequiel Benítez y Cintia Duarte que prestaban funciones desde 2015, fueron imputados por el fiscal de la causa, Juan Pablo Tahtagian, del delito de "homicidio agravado por el uso de arma de fuego". Ayer ambos policías se negaron a declarar en sus respectivas indagatorias y quedaron a disposición de la jueza de Garantías 1 de La Matanza, Mary Castillo, quien deberá resolver su situación procesal.

El crimen de Lucas. No es un caso aislado, es una política de Estado

Lucas Nahuel Verón, festejaba sus 18 años con amigos y familiares en su casa de Villa Scasso, en el partido de La Matanza. Con un amigo fueron en moto hasta el maxikiosko ubicado en las calles Calderón De La Barca y La Bastilla a comprar unas gaseosas.

Un patrullero en el que iban dos policías bonaerenses comenzaron a perseguir a Lucas y su amigo a los tiros, como suele hacer la maldita bonaerense.
Cerca de las 1:50 de la madrugada del viernes el cuerpo de Lucas yacía al lado del patrullero, sobre la calle Llerena entre Achaga y Céspedes.

Te puede interesar: Nuevo gatillo fácil en La Matanza: la Bonaerense asesinó a Lucas Verón de 18 años

Los mismos vecinos del barrio contaron que el amigo de Lucas que lo acompañaba en la moto cuando la bonaerense les disparó, recibió amenazas por parte del personal policial para que digan que “venían de robar en algún lugar”.

Estas prácticas sistemáticas de las fuerzas de seguridad para conseguir impunidad, como está pasando con la desaparición de Facundo Castro ocurrida también en manos de la policía de la provincia de Buenos Aires, son moneda corriente y funcionan con el aval de funcionarios políticos.

Es tal la gravedad de los casos de gatillo fácil en particular desde que comenzó la cuarentena que la Subsecretaría de Derechos Humanos bonaerense informó ayer por la tarde que van a acompañar durante el proceso a la familia de Lucas, al tiempo que mostraron "preocupación" por lograr "el rápido y eficaz esclarecimiento de los hechos".

Pero lo cierto es que la Subsecretaría de Derechos Humanos es parte de la misma gestión provincial que Sergio Berni, secretario de Seguridad del gobernador Axel Kicillof, que el mismo día del crimen de Lucas arengaba a la bonaerense en La Matanza, una de las localidades más pobres del conurbano, gobernada por Fernando Espinoza.

Hoy a las 10 familiares y amigos de Lucas realizarán una movilización a la fiscalía para exigir justicia por Lucas y todas las víctimas de la bonaerense.







Temas relacionados

Lucas Verón   /    abuso policial   /    Covid-19   /    Pandemia   /    Coronavirus   /    Brutalidad policial   /    Gobierno de la Provincia de Buenos Aires   /    Desaparecidos por la policía   /    Policía Bonaerense   /    Policía del gatillo facil   /    Buenos Aires   /    Axel Kicillof    /    La Matanza   /    Sergio Berni   /    Libertades Democráticas   /    Zona Oeste del Gran Buenos Aires   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO