×
×
Red Internacional

El Círculo Rojo. Las claves sobre la histórica disputa entre China y EE. UU. por Taiwán

La visita de la estadounidense Nancy Pelosi a la isla, generó varios días de tensión con China ¿Cuándo comienza la ruptura entre la isla y las autoridades chinas? ¿Qué hay en juego?

Diego Sacchi@sac_diego

Escuchá esta nota
Viernes 5 de agosto | 11:30

De esos temas hablamos en la columna sobre noticias internacionales del programa de radio El Círculo Rojo, que se emite todos los jueves de 22 a 24 hs por Radio Con Vos.

La visita de la Presidenta de la Cámara de Representantes (cámara baja) del Congreso de Estados Unidos, Nancy Pelosi, a la isla, generó varios días de tensión con China.

Después del cruce de declaraciones, siguieron los ejercicios militares chinos alrededor de la isla, como respuesta a la provocación estadounidense.

Más información: China realiza ejercicios militares sin precedentes alrededor de Taiwán

Hubo varios análisis de qué motivó a Pelosi, incluso mostró ciertas diferencias en la política exterior del gobierno de Biden. Pero me interesaba dejar algunas claves para entender la disputa.

La isla, ubicada unos 150 kilómetros de la costa china, fue colonia portuguesa, ocupada por Japón y desde 1949 con el triunfo de la revolución en China, se transformó en el refugio de las fuerzas contrarrevolucionarias del Partido Nacionalista chino, el Koumintang.

Ese partido fundó el gobierno de la República de China a cargo de Chiang Kai-shek y declaró que ese territorio representaba a China. Algo que fue aceptado por años por muchas naciones occidentales hasta que 1971 la ONU transfirió el reconocimiento diplomático a Pekín.

Estados Unidos apoyó abiertamente al gobierno de la isla hasta 1979, los crecientes vínculos con China, pasa a reconocer al gobierno de la RPC como el único gobierno legal en el país y apoyarían la postura de éste sobre la existencia de una única China, de la cual Taiwán formaba parte.

Esto no impidió que Estados Unidos siempre mantuviera una relación “no oficial” con la isla. Incluso, ese año, el Congreso norteamericano aprobó el “Acta de Relaciones con Taiwán”, mediante la cual prometía suministrar armas defensivas, destacando que cualquier ataque por parte de China sería de “grave preocupación” para Estados Unidos.

El alcance de la normativa quedó claramente demostrado en 1996, cuando China realizó unas pruebas de misiles para intentar influir en las primeras elecciones presidenciales que se realizaban en Taiwán. En respuesta, Bill Clinton envió buques de guerra al Estrecho de Taiwán, ordenando de esa forma el mayor despliegue en Asia desde la guerra de Vietnam.

China considera a Taiwán como una provincia, con un gobierno separatista e ilegítimo. Durante años la política fue de una reunificación pacífica y con tiempos largos, imponiendo la superioridad económica de China continental.

Las tensiones han escalado desde la elección de la presidenta taiwanesa Tsai Ing-wen en 2016, una independentista prooccidental.

Hay en la disputa mucho más que una cuestión de soberanía. Para China la isla facilita el acceso a las aguas profundas del Océano Pacífico y el control de la producción de semiconductores de última generación, la empresa Taiwan Semiconductor Manufacturing Company es responsable de suministrar el 70% de los microchips de última generación del mundo.

Estados Unidos busca evitar que China logré el control sobre el gobierno de una isla que al mismo tiempo, formalmente, reconoce como parte del gigante asíatico.

Te puede interesar: La tensión en Taiwán y la disputa por la hegemonía mundial

La disputa de los últimos días muestra que Estados Unidos pasó del “momento unipolar” de fin de la guerra fría a una decadencia de su hegemonía sostenida, mientras China se transformó en el principal competidor, y la isla queda en el medio de esta disputa por la hegemonía.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias