×
Red Internacional
La Izquierda Diario

ESTADO ESPAÑOL.Los grandes empresarios y la Fiscalía salvan al rey emérito de otro juicio por fraude fiscal

Se trata de una evasión de impuestos por 4,4 millones de euros que el rey emérito Juan Carlos acaba de regularizar antes de que la Fiscalía pueda imputarlo.

Viernes 26 de febrero | 23:22

Una vez más queda en evidencia las maniobras de la casta judicial y las grandes empresas para salvar a la Corona. Juan Carlos realiza una regularización fiscal de 4,4 millones de euros. Esta regularización la realiza antes de que la Fiscalía del Tribunal Supremo inicie actuaciones de investigación, una maniobra para evitar ser imputado. El rey emérito habría defraudado a Hacienda esta cantidad por rentas no declaradas durante varios ejercicios en pagos en especie sujetos a tributación que ascienden a 8 millones de euros.

El emérito se benefició de este dinero procedente de la fundación de su primo, la fundación Zagatka, para el pago de vuelos privados entre 2003 y 2018. Se desconoce el origen de los fondos de esta opaca fundación de la que también era beneficiario Felipe VI. El dinero declarado (los 4,4 millones de euros) son un generoso préstamo de grandes empresarios del Ibex-35 que buscan con esta donación lavar la imagen de la monarquía.

La Fiscalía del Tribunal Supremo vuelve a llegar tarde de modo que las deudas tributarias del Borbón no pueden ser consideradas delito fiscal. Así lo contempla el artículo 305.4 del Código Penal, un artículo para ricos donde la legislación prevé que cualquier contribuyente pueda evitar ser acusado de delito fiscal si abona su deuda antes de que Hacienda o la justicia le notifiquen el inicio de actuaciones de comprobación e investigación. Conviene recordar que todos los inicios de actuaciones en el caso del Borbón llegan siempre tarde, a principios de diciembre pagó desde Abu Dhabi 678.393,72 euros para evitar otra investigación por delito fiscal.

La Fundación Zagatka es una sociedad creada en Suiza en 2003 y gestionada por Álvaro de Orleans, primo de Juan Carlos, que costeaba los gastos de su hijo y parte de los gastos de los Borbones. Hasta junio del 2020 tenía como tercer beneficiario de sus fondos al propio Juan Carlos y a Felipe VI, así como, en cuarto y quinto lugar a sus hermanas. En junio, meses antes del exilio dorado del emérito, la fundación eliminó a los Borbones como beneficiarios, quedando tan solo los miembros de la familia Orleans.

La procedencia de los fondos de la fundación es completamente opaca y el banco Suizo, a pesar de las irregularidades, nunca ha investigado su origen. Como han declarado fuentes del diario Público, la fundación consistiría en una sociedad para ocultar el cobro de comisiones ilegales del monarca. Zagatka recibió en sus cuentas en Suiza 6,5 millones de euros a través de cinco transferencias de origen anónimo para sufragar parte de esos gastos que generaba el rey emérito. Las transferencias únicamente aclaraban que se trataba de una “bonificación” como resultado de la “orden de un cliente”. Uno de los gestores de este dinero es Arturo Fasana, que fue investigado por blanqueo en la trama Gürtel, si bien nunca llegó a ser juzgado.

Esta fundación pagó ocho millones de euros en vuelos del emérito a diferentes países de América del Norte, Caribe y Oriente Medio entre 2009 y 2018. La cantidad de viajes ascendió tras la abdicación del monarca en 2014. Según el diario británico The Telegraph, sólo entre 2016 y 2019, cinco millones de euros procedentes de esa cuenta se habrían destinado a pagar vuelos en jets privados del monarca. Entre ellos, viajes al Gran Premio de Fórmula 1 de Abu Dhabi o a República Dominicana. Los pagos de Zagatka se hacían a compañías privadas de alquiler de vuelos mediante numerosas transferencias, y, misteriosamente, en las facturas no se tiene constancia de las rutas seguidas por Juan Carlos en sus vuelos.

Mientras tanto, los perezosos movimientos de la Fiscalía del Tribunal Supremo continúa con las investigaciones que indagan sobre los millonarios movimientos de dinero del emérito en tres causas distintas: 1) Por el supuesto cobro de comisiones ilegales en las obras del AVE a La Meca adjudicadas por 6.500 millones a un consorcio español, 2) Por la disposición de dinero de un empresario mexicano por parte del rey emérito, 3) Por la supuesta posesión de sociedades en paraísos fiscales con fondos millonarios. Las demoras de la Agencia Tributaria y la Fiscalía apuntan a la complicidad de las mismas con los delitos del monarca, demorando las investigaciones y yendo a remolque del emérito para que esquive los delitos fiscales. ¿Qué han estado haciendo en estos meses la Agencia Tributaria y la Fiscalía?

Por otro lado, según declaraciones de la Cadena Ser, los cuatro millones desembolsados por el emérito son un dinero prestado "por parte de un grupo de empresarios y amigos españoles del rey emérito". La Ser añade en su información que estos préstamos "han sido debidamente formalizados ante la Agencia Tributaria de la Comunidad de Madrid, hace aproximadamente un mes.

Con esta nueva regularización se estaría preparando el regreso del emérito. Según el diario ’El Confidencial’, si el emérito regulariza su situación fiscal, la Casa Real reconsideraría la vuelta del monarca; eso sí, de forma temporal. El objetivo es que resida en un país cercano a España y que no regrese a Abu Dabi. Todo parece apuntar a que los nuevos pasos del emérito y la complicidad de Moncloa y la Zarzuela apuntan en esa dirección.

La segunda regularización fiscal del rey emérito en menos de tres meses ha sido celebrada por el Gobierno como un ejemplo de que el Estado español "es un Estado de Derecho riguroso". Sin embargo, frente a la complicidad del Gobierno progresista con la monarquía y la inacción de la Fiscalía, es hora de levantar un gran movimiento antimonárquico que acabe con los borbones.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias