Mundo Obrero

CUARENTENA Y CRISIS ECONÓMICA

Los trabajadores en período de prueba fueron despedidos en masa

Los empresarios utilizan la cuarentena para atacar a los trabajadores. Hay que imponer la prohibición de los despidos.

Carlos Platkowski

Abogado CeProDH

Martes 31 de marzo | 20:29

A 12 días del inicio de la cuarentena las malas noticias sobre suspensiones, reducciones salariales y despidos van cercando a las familias. Los empresarios no esperaron ni dos semanas para descargar la crisis en las y los trabajadores.

La legisladora del FIT Myriam Bregman publica en redes sociales una dirección para que salgan a la luz la realidad de quienes en medio de la pandemia del Covid-19 pierden su medio de subsistencia. En minutos los mensajes llegan en cantidades que confirman la extensión y gravedad del cuadro. Las suspensiones y los despidos son masivos. Ambas situaciones son generalizadas. No son casos aislados ni mucho menos puede pretender frenarse semejante desastre social facilitando un número para hacer denuncias en el Ministerio de Trabajo.

Los empresarios eluden burdamente el decreto que dispone el pago total de salario para los que están en cuarentena (Art. 8 del Decreto 297/2020). Para hacerlo utiliza el Art. 221 de la Ley de Contrato de Trabajo que permite las suspensiones por causas de fuerza mayor. Es evidente que los empleadores utilizan fraudulentamente la ley laboral para evadir la magra protección que otorga el decreto de “AISLAMIENTO SOCIAL PREVENTIVO Y OBLIGATORIO”. Podrá discutirse judicialmente e impugnarse cada caso. Pero mientras tanto lxs trabajadores y sus familias padecerán los costos, todavía difíciles de imaginar, de la crisis en curso.

En el caso de quienes son despedidos la situación es aún peor. Las empresas envían los telegramas aduciendo que el despido es “por causa de fuerza mayor o por falta o disminución de trabajo no imputable al empleador” y, citando el Art. 247 de la Ley de Contrato de Trabajo, le informan al trabajador que no solo no va a recibir la doble indemnización prevista por el decreto 34/2019 sino que va a recibir la mitad de la indemnización simple.

Pero si existen trabajadores desamparados por completo son lxs trabajadores que estaban en período de prueba. Están siendo despedidos en MASA. Esto merece un análisis especial. Los que están “a prueba” no tienen ni siquiera el derecho a una indemnización por despido. Son dejados sin un salario en momentos donde es imposible conseguir siquiera una changa y para colmo muchísimos de los despedidos no califica para cobrar el seguro de desempleo.

Hay ejemplos vergonzosos. Muchos de los trabajadores que hasta la semana pasada limpiaron aviones por donde circulaban pasajeros infectados con el Covid-19 estaban en período de prueba. Se expusieron al contagio, siguieron trabajando, permitiendo que sigan los vuelos de repatriaciones. Hace pocos días les comunicaron que no “pasaban el período de prueba”. Quedaron sin nada.

Hace años venimos insistiendo en derogar este nefasto “instituto” que lo único que genera es una desprotección laboral total. En efecto, los legisladores del PTS en el FIT propusieron una ley para derogar el “instituto” del período de prueba. Esta modalidad de flexibilización que otorga derechos absolutos al empleador (ya que no tiene que demostrar la falta de idoneidad del trabajador para terminar la relación laboral) fue incluida en la legislación laboral en la década del 90. Se argumentó que si se otorgaba un período de prueba en beneficio de los empresarios, estos contratarían más personal.

La ley que introdujo el Art. 92 bis del período de prueba data de 1995. Por años la desocupación no dejó de incrementarse. Los empresarios comenzaron a contratar a distintos trabajadores en forma sucesiva para el mismo puesto de trabajo con el fin de evitar efectivizar a los mismos y así eludir eventuales deberes indemnizatorios. Si bien este tipo de abusos está prohibido y sancionado por el actual inciso 2 del Art. 92 bis, lo cierto es que la práctica es generalizada.

No puede perderse un minuto. Tienen que prohibirse las suspensiones y despidos. Incluídos quienes están en el período de prueba. El alcance de esa medida tiene que ser retroactivo al inicio de la crisis producida por la pandemia porque los empresarios no esperaron ni un solo día para descargar la crisis sobre las espaldas obreras. No hay un minuto que perder.







Temas relacionados

Precarización laboral   /    Myriam Bregman   /    Despidos   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO