Economía

Mal comienzo para el Banco Central Europeo

El Banco Central Europeo (BCE) lanzó ayer con escasos resultados, la primera serie de préstamos baratos que buscan evitar un proceso deflacionario y reactivar la debilitada economía europea.

Viernes 19 de septiembre de 2014 | Edición del día

El BCE lanzó ayer la primera serie de nuevos préstamos a cuatro años a los bancos, denominados “operaciones de refinanciación a largo plazo con objetivo específico” (TRTLO, por sus siglas en inglés). De este modo, el BCE activa la herramienta clave del nuevo paquete de estímulo monetario destinado lidiar con un panorama complejo en la Eurozona.

Como dice al diario El País, Joaquín Estefanía, la zona podría estar frente a una tercera recesión o a los inicios de un período de estancamiento sin inflación al estilo de Japón en los años ’90. En este contexto, el nuevo mecanismo monetario consiste en proveer liquidez a los bancos con el compromiso explícito de que dichos bancos, otorguen préstamos a las empresas.

Pero la demanda de los 400.000 millones de euros en créditos baratos que puso ayer el BCE a disposición, fue baja. El lanzamiento del programa registró operaciones en las que el organismo concedió 82.600 millones de euros de esas líneas a 255 bancos. Los bancos tendrán no obstante una segunda oportunidad en diciembre para solicitar estos fondos.

Como también señala al diario El País, Santiago Carbó, uno de los principales problemas del nuevo mecanismo de estímulo monetario es que la demanda de crédito es escasa por lo que los bancos podrían retraer la creación de préstamos, teniendo en cuenta además que existe una gran presión regulatoria para elevar la solvencia de las instituciones bancarias. De hecho el BCE se convierte en estos días en el responsable de velar por los balances bancarios y en sustituto de los gobiernos para arbitrar estímulos que buscan acelerar el crédito y la inversión.

En este marco hay que tener en cuenta que otras rondas anteriores de préstamos a tasas muy bajas por parte del BCE hicieron poco para impulsar el crédito a las empresas, y gran parte de los recursos, en cambio, fueron a parar a inversiones en deuda gubernamental que rinde altos intereses. Hay temores de que la historia se repita.

La pobre demanda del jueves fue peor de lo que había previsto un sondeo de Reuters entre 20 operadores del mercado de dinero, que pronosticaron que los bancos tomarían apenas 133.000 millones de euros esta semana pero retornarían para aceptar 200.000 millones de euros más el 11 de diciembre.

Un economista de BayernLB dijo a Reuters que este resultado puede "alimentar especulaciones de que el BCE podría tener que comprar otros activos adicionales, como bonos gubernamentales", indicó. O sea que el mal resultado de la primera serie de préstamos podría redundar en especulaciones en torno a que la zona tenga que recurrir a nuevas medidas y en particular a un sistema más parecido a los QE norteamericanos.

Las dudas con respecto a la suficiencia de lo nuevos estímulos europeos se producen en momentos en los que la economía mundial parecería entrar en un nuevo cono de sombra. Los renovados estímulos monetarios en China, la continuidad por un “tiempo considerable” de la tasa de interés en torno a cero decidida el martes por la Fed y la extremadamente débil situación europea, serían indicadores en ese sentido.







Temas relacionados

Europa   /    Unión Europea   /    Economía Internacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO