×
×
Red Internacional

Desde que empezó la cuarentena en La Izquierda Diario no dejamos de recibir denuncias sobre despidos, suspensiones, descuentos o falta de pago de salarios por parte de las patronales que no dudaron ni un segundo en hacer recaer esta crisis sobre los y las obrerxs. Hoy contamos un ejemplo de lo que pasa en el interior cordobés.

Jueves 9 de abril de 2020 | 18:50

Los tercerizados, primera variable de ajuste.

En este artículo alargamos la lista de empresas que despidem con 30 casos que corresponden a la empresa ManiAgro Argentina y realizó al comienzo mismo de esta cuarentena; número que representa un 10% del total de trabajadores,estos son los despidos que el DNU presidencial que los “Prohíbe” (entre comillas porque después
las empresas hacen lo que quieren y más aún con tercerizados o informales) no tuvo en cuenta, porque los empresarios ya se habían adelantado y empezaron a despedir.

Los y las despedidas eran tercerizados de tres empresas distintas. Entre ellas ocupaban espacios de producción, limpieza y seguridad como así también mantenimiento. Uno de los despedidos Carlos nos cuenta: “me comunicaron que a causa de la cuarentena no tenía que ir más a trabajar, que ellos me llamaban por cualquier cosa, me pagaron una quincena que me debían desde hacía casi un año y listo, además, en la empresa que trabajaba yo despidieron a 20 personas”.

Esta empresa, es propiedad de un policía de General Cabrera, Diego Ramos. En principio empezó como una empresa de seguridad pero rápidamente fue llenando los agujeros que ManiAgro tenía con empleos tercerizados, como así también en “Las Cortaderas – Club de Campo” que es el barrio privado del mismo dueño, este empresario del agro negocio. “Después de las otras dos empresas fueron despedidos siete en una y al día siguiente nos enteramos que habían sido despedidos tres
en la otra que se dedica exclusivamente a limpieza”. Así se expone claramente el negocio de la tercerización del trabajo creando diferentes categorías para trabajadores que trabajan en la misma planta.

Quién está detrás de ManiAgro?

ManiAgro Argentina es una de las mayores cerealeras del país. Propiedad de uno de los multimillonarios maniseros del sur de Córdoba, Daniel Cavigliasso, uno de los patriarcas de la casta agroexportadora de General Cabrera. Su familia, los Cavigliasso, cuentan con tres empresas que monopolizan en un solo apellido la producción de maní más grande de todo Córdoba y el país.

Cuentan con tierras para cultivo en todas las provincias donde convenga para tal fin, incluidas cientos de miles de hectáreas desmontadas en Misiones. Su capacidad de acopio y producción de maní es de 100.000 toneladas anuales según sus propias declaraciones (incluso pueden ser más ya que cuentan con campos donde acopia de manera ilegal o “en negro”) que es comercializado en más de 50 países en todo el mundo. En su página de internet, ManiAgro nos cuenta que su fuerza se sustenta en el capital humano y que su filosofía es respetar a los empleados (en verdad, es el
primer punto en su lista de “filosofías”) algo que no les impide descartarlos cuando lo vean necesario, como todas las empresas que en estan crisis quieren sacar su tajada.

Quien suscribe ha pasado en muchísimas oportunidades a lo largo de los años como tercerizado y precarizado en las empresas de la familia Cavigliasso. Como obrero metalúrgico he trabajado en las plantas maniseras PRO-DE-MAN y la ya nombrada ManiAgro como así también en uno de los campos que Daniel Cavigliasso posee en Colonia Dolores (en la que todo el maní acopiado se mantiene como mal llamado “en negro”) además de labores en el barrio privado propiedad de este mismo empresario, barrio en el que todos los empleados son contratados bajo la modalidad
de tercerización.

Si hay un sector que no perdió en los últimos años es el sector agroexportador, que ha embolsado millones y millones teniendo como práctica común fugar los dólares que hacen o especular con los precios guardando su producción apostando a devaluaciones que empobrecen al pueblo trabajador. Cuando decimos que con un pequeño impuesto de un 3% a las principales fortunas se podrían pagar salarios de cuarentena de 30.000 pesos como mínimo nos referimos a afectar las ganancias de estos empresarios que han ganado bajo todos los gobiernos y tratan a sus
trabajadores como si fueran descartables. Es necesario que los trabajadores entendamos que frente a lo que viene va a ser decisivo estar organizados, desde La Izquierda Diario y el PTS nos ponemos a disposición de todos los trabajadores que quieran visibilizar su situación.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias