×
×
Red Internacional

Hace unas horas se conoció la noticia del fallecimiento del dirigente de una de las gestas obreras más importantes de la clase trabajadora en los 70. Organismos de Derechos Humanos y referentes políticos y sindicales expresaron sus condolencias.

Jueves 13 de mayo | 12:37

En el día de hoy, la ciudad de Villa Constitución se despertó con una triste noticia, el fallecimiento de uno de los dirigentes sindicales de la historia obrera de la región, Alberto Piccinini. Su partida es muy sentida por los miles de metalúrgicos que reivindican la tradición del Villazo y por sus familias, que han sido el sostén de la lucha durante el tercer gobierno de Perón y el de Isabel.

Pïccinini estuvo al frente de una lucha antiburocrática, contra el poder central de la UOM Nacional, encabezada por Lorenzo Miguel, emblema de la burocracia peronista, que organizó la represión con apoyo logístico y material en la represión al segundo Villazo. Dirigió a miles de obreros para recuperar la seccional de la Unión Obrera Metalúrgica, proceso que se terminó convirtiendo en un profundo cuestionamiento a la burocracia sindical y sus entramados. Los obreros del Villazo se enfrentaron al poder de un gigante como Acindar que, como se comprobó décadas más tarde, fue un engranaje esencial y una de las patas civiles del exterminio de una generación de obreros combativos que se organizaban para cambiarlo todo, aún antes de que se instaurara el gobierno militar en marzo de 1976. Esta gesta que comenzó como una necesidad de recuperar la democracia sindical contra los intentos de la burocracia, se terminó convirtiendo en un agudo proceso de lucha de clases en el que se involucró todo el pueblo de Villa y logró instancias de solidaridad como el Plenario en el Club Riberas del Paraná, en el cual participaron, además de Tosco y Salamanca, numerosas delegaciones obreras de todo el país. No en vano Villa Constitución y la región fue denominada por el gobierno peronista y los militares como “La serpiente roja del Paraná”.

Te puede interesar:[DOSSIER] A 46 años del Villazo

Tras protagonizar esta histórica lucha de la clase obrera argentina, la Lista Marrón, con Alberto Piccinini a la cabeza, logró ganar las elecciones de Comisión Directiva en noviembre del 74 y recuperar el sindicato para los metalúrgicos de Villa Constitución, derrotando ampliamente a la lista de las 62 organizaciones peronistas.
Posteriormente Piccinini estuvo preso como parte de la ofensiva represiva de 1975 donde actuaron fuerzas estatales y la Triple A, persecución profundizada en la dictadura con desaparecidos y asesinados con la participación de Acindar en estos hechos. Hoy estos delitos de lesa humanidad están siendo juzgados en la causa Acindar en los tribunales federales.

En 1982, Piccinini fue parte de las huelgas metalúrgicas que, junto con paros extendidos en toda la clase obrera y la Guerra de Malvinas, marcaron el fin de la dictadura. Aquí, Las diferencias menores del pasado, se acentuaron. La combatividad de aquella generación ya no encontró en Picci el líder setentista. Diferencias que hemos planteado en diversas oportunidades pero sobre todo reconociendo a alguien que pagó con años de cárcel la osadía de defender los intereses de los trabajadores. En los años posteriores fue parte de la dirección del sindicato de la UOM Villa y se organizó junto a la CTA.

Miles de obreros lloran su partida, los acompañamos en su congoja al igual que a sus familiares. Picci ya es parte de la historia del movimiento obrero argentino y será recordado como el que se les plantó a los Acevedo, a las patotas de Lorenzo Miguel y a la Triple A.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias