×
×
Red Internacional

ESCRITURA CREATIVA. No conformarse con las sobras: al cielo también hay que tomarlo

Escenas de la prepandemia. Hay una juventud que desde hace años no tiene derecho a nada: ni a la tierra, ni a la salud, ni a ver el sol.

Soledad FloresPeriodista y escritora

Lunes 2 de noviembre de 2020 | 13:03
Foto: atardecer en la recuperación de tierras de Guernica | Carlos Brown

A veces me pregunto cuántas cocinas mugrosas voy a conocer. Cuántas bachas, freidoras, pasteras voy a aprender a usar. El hollín de cuántos hornos voy a fregar. Grasa pegada. Aceite quemado. Rúcula podrida. Harina desparramada.

En cada lugar, llegar y aprender rápido qué hay que hacer. Dónde van los platos. Dónde va el colador. Dónde se guardan las tazas. Voy arriba, voy abajo, voy atrás. El salón se limpia así. Juntá las mesas de la vereda. Secá las bandejas. Enfilmá esto. ¿Me marchás unos sorrentinos?

Te puede interesar: Cómo te cambia la vida la obra social: si la salud es un negocio cuidarse es un lujo

El olor a frito se impregna en el pelo. El del ajo picado en las manos. La cebolla arde en los ojos y el olor de toda esa comida sacude el hambre que se aloja en el estómago.

Pero nada, nada de eso que se limpia, se lava, se elabora, se fríe, se hierve y se marcha para las mesas se posee. Sobre nada de eso que pasa por las manos hay derecho, a menos que vuelva a la cocina como sobra.

***

Diez horas en el trabajo. Diez horas sin ver el cielo. Por suerte en casa hay terraza.

Subí ni bien llegué y nos encontramos. Nos miramos largamente. El cielo tan alto y generoso, tomó en pocos minutos todas las formas y colores que pudo para mí. Atardecía. Lengüetazos anaranjados, salmón, fucsia, amarillos, iban cambiando de tono y forma, enredándose con nubes blancas estiradas o amontonadas como borbotones de algodón.

Podés leer: "Esto es diabetes, nena": crónica sobre salud pública y precarización en prepandemia

Yo solo me quedé parada contra el tanque de agua sobre el techo y le ofrecí mi gratitud. Le prometí que pelearía y que lo haría mío, nuestro, de todos a quienes nos roban el sol.

Le dije que lo recuperaría y le aseguré que llegará el día en que nadie pase tantas horas bajo el techo de una cocina, de un galpón, de un hangar, de un oficina, de un depósito, de un hospital, de una prisión.

***

Abril de 2017




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias