×
×
Red Internacional

El sábado 16 de mayo, más de 250 estudiantes de la Universidad Nacional de Buenos Aires, institutos terciarios y escuelas secundarias de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se reunieron en la Facultad de Psicología para organizar las jornadas estudiantiles contra la violencia hacia las mujeres y prepararse para la concentración del próximo 3 de junio #NiUnaMenos.

Jennifer WainbergEstudiante de la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM)

Lunes 18 de mayo de 2015 | 12:22

Cecilia Mancuso, Consejera Directiva de la Facultad de Ciencia Sociales (UBA) y dirigente de Pan y Rosas dio inicio al debate, contando brevemente la historia de más de diez años de nuestra agrupación, para todas las nuevas compañeras que se sumaron recientemente. Dijo: “En los últimos días surgió la convocatoria de las periodistas a la concentración en el Congreso por #NiUnaMenos. Pronto se fueron sumando distintos políticos, como Macri o Aníbal Fernández y figuras mediáticas como Tinelli, la marca registrada de la misoginia televisa. Nosotras queremos debatir acá por qué creemos que es necesario marchar con quienes denunciamos las cosas como son, no con esos hipócritas, para decir bien fuerte que no queremos ni una mujer menos por abortos clandestinos, ni por redes de trata, ni por femicidios, porque la violencia individual contra las mujeres es el último eslabón de una larga cadena que parte del sistema capitalista y patriarcal, del Estado y los gobiernos nacional y provinciales, de las condiciones que imponen los empresarios sobre las trabajadoras. Por eso queremos ser miles las que ese día levantemos la voz contra todo tipo de violencia hacia las mujeres.”

Inmediatamente, la abogada Myriam Bregman del PTS –la única mujer que encabeza una lista para las próximas elecciones en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, como candidata a Jefa de Gobierno por el Frente de Izquierda- planteó cuál es la situación de las mujeres y de qué manera el PRO gastó millones en su campaña por las PASO, mientras cerró el programa de atención a las mujeres víctimas de violencia. Señaló que reclamamos no sólo más refugios en todas las comunas de la Ciudad para proteger a las víctimas, sino también exigimos acceso a la vivienda, al trabajo y la atención integral de las mujeres. Y que su candidatura está al servicio de que se oiga esa voz y fortalezcamos un bloque del Frente de Izquierda en la legislatura, para acompañar la lucha de las mujeres, la clase trabajadora y la juventud de la Ciudad.

Luego, las estudiantes del colegio Mariano Moreno, rompieron el hielo, inaugurando el debate contando cómo consiguieron, con una masiva asamblea estudiantil, derogar el código de vestimenta que imponían las autoridades, discriminatorio para las chicas. Enseguida, una profesora del Laboratorio de Idiomas de la UBA, denunció la precarización laboral en que se encuentran las docentes, como otra forma de violencia institucional. Las estudiantes terciarias hablaron de su lucha por la implementación de jardines maternales, una necesidad fundamental para muchas mujeres que estudian, trabajan y tienen hijos. Las chicas de Filosofía y Letras presentaron la Cátedra de Género que organizaron para el próximo 26 de mayo. Las compañeras de Derecho señalaron que están impulsando un debate en las clases teóricas contra la corriente hegemónica que se limita a reclamar más leyes punitivas como única respuesta al machismo. Otras compañeras contaron cómo, a partir de difíciles experiencias personales de acoso, abusos y violencia, se propusieron organizarse, para salir a luchar por nuestros derechos. Cecilia contó, por último, que nuestras compañeras consejeras directivas de Filosofía y Letras –como también lo harán las de Ciencias Sociales- propusieron que la UBA adhiera a la concentración #NiUnaMenos, moción que se llevó al Consejo Superior Universitario, donde se votó asueto para ese día, en toda la comunidad universitaria.

Las trabajadoras también pasaron al frente

Obreras de WorldColor, que están peleando contra el cierre de la empresa que deja a todas las familias trabajadoras en la calle, contaron la lucha que están protagonizando. Alejandra Cortellcubi, de la Comisión de Mujeres de Madygraf (ex Donnelley), transmitió el ejemplo de organización que están dando en la fábrica bajo control obrero. “Me siento orgullosa de las mujeres que decimos basta, que salimos a la calle. Esta es la salida que tenemos que darle amas de casa, estudiantes y trabajadoras. Nos están quitando el derecho a ser nosotras, ¡seamos miles en las calles!”. Carina A. Brzozowski, trabajadora de FelFort y militante de Pan y Rosas, quien consiguió un fallo que obliga a la empresa a reincorporarla, después de haber sido despedida por organizar a sus compañeras de trabajo afirmó: “Orgullosamente digo que soy obrera. Decimos ‘ni una menos’ y también decimos ‘ni una más’ sin trabajo, ‘ni una más’ despedida. Tenemos que diferenciar los programas que nos llevan a la marcha. Donde estamos las estudiantes y las obreras juntas… ¡somos un peligro!”.

“Si tocan a una… ¡nos organizamos miles!”

Nuestra compañera Andrea D’Atri, cerró el plenario. Comenzó planteando que el diputado nacional Nicolás Del Caño enviaba su saludo a las compañeras reunidas en este plenario, informando que nuestras legisladoras y legisladores del PTS en el Frente de Izquierda de Mendoza, Córdoba y Provincia de Buenos Aires, lograron que todos los bloques votaran sus proyectos de adherir a la movilización del 3 de junio y que él se encontraba preparando un proyecto de ley de emergencia para atender la situación de violencia contra las mujeres para ser presentado en el Congreso Nacional.

Luego planteó “El primer elemento que se reflejó en cada testimonio de las compañeras que hablaron hoy es que la violencia a las mujeres va más allá de la denominada ‘violencia doméstica’ y el ámbito individual, y tiene que ver con una larga cadena de violencias, que el Estado legitima y reproduce.” Hizo hincapié en la necesidad de una fuerza militante para enfrentar la violencia contra las mujeres, retomando el ejemplo que dieron una y otra vez las mujeres en los grandes procesos de la historia como la Revolución Francesa, la Revolución Rusa y todos los momentos de grandes luchas del pueblo trabajador. Concluyó pidiendo a todas las presentes a comprometerse en invitar y convencer a sus amigas, compañeras y familiares a marchar con quienes levantamos esta voz.

Que no es la de Macri, ni la de los kirchneristas, ni la de los Tinelli que hipócritamente se suman a decir #NiUnaMenos, sino de las que decimos que las muertes por abortos clandestinos, las jóvenes secuestradas por redes de trata y la situación de precarización laboral que viven la mayoría de las trabajadoras son también otras formas de violencia. Y que una marcha no resuelve el problema de los femicidios, porque para enfrentar la opresión milenaria que pesa sobre las mujeres, es necesario organizar un movimiento de lucha de miles, de millones de trabajadoras, estudiantes, amas de casa. Por eso decimos “Si tocan a una ¡nos organizamos miles!”.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias