×
×
Red Internacional

Se firmó un acuerdo paritario que desde la oposición antiburocrática denuncian como insuficiente, además de no contemplar problemas exigidos por la base ni al personal tercerizado.

Viernes 20 de mayo | 12:08

La semana pasada se conoció el acuerdo salarial firmado por los gremios ferroviarios (Unión Ferroviaria, ASFA-Señaleros, La Fraternidad) que actualiza el monto en un 36% dividido en tres cuotas: 16% para los haberes de mayo, 12% para julio y 8% para octubre. El acuerdo es por 6 meses (establece una revisión en octubre) y contempla además un retroactivo por única vez del 10% en una supuesta compensación por la inflación que sufrió el salario ferroviario durante lo que va del 2022, monto muy por debajo de la inflación que se registró durante ese período donde los precios de la canasta alimentaria subieron un 28 %. De acuerdo a la evaluación de referentes de la oposición a las conducciones de estos gremios, es un nuevo acuerdo a la baja que además es sobre la base de una caída salarial en el sector del 40% bajo la gestión del macrismo y cercana al 15% durante estos años del gobierno actual, con lo que se confirma un acuerdo que no tuvo en cuenta recuperar esa caída. Desde La Izquierda Diario consultamos a referentes de la Agrupación Ferroviaria Naranja sobre este panorama en el sector. 

“A tono con el gobierno bajo los dictados del FMI, los gremios ferroviarios intentan acordar sumas que a los pocos meses de conseguidas son licuadas por la inflación, teniendo en cuenta que en los próximos meses se vienen tarifazos de luz, gas y combustibles, algo que ya está ocurriendo porque la nafta en lo que va del año aumentó un 35%”, plantea Andrés Padellaro, trabajador del sector Limpieza y referente en la línea Roca de la agrupación Naranja

“Ni hablar del robo de las categorías no otorgadas a centenares de compañeros que hacen relevos, lo que se conoce como mayor función, reclamos que solamente la bronca de los propios trabajadores y su organización en algunos sectores le impuso a las empresas tener que reconocerlas… Pero hay muchos lugares donde todavía no se consiguieron, como en los talleres de Escalada en el Roca”, agrega Gabriel Coelho, miembro de la misma agrupación. 

Por su parte, Nahuel González (referente Naranja en la línea Mitre) recordó que miles de tercerizados ferroviarios quedan por fuera de esas paritarias y acuerdos salariales estipulados por la empresa y el Gobierno. “La verde (por la conducción de la Unión Ferroviaria, NdeR) se jacta de haber conseguido este ‘aumento’ sin hacer una sola medida de fuerza… ¡Qué distinto sería y cuánta fuerza tendríamos si se hicieran asambleas en común de todos los ferroviarios efectivos y tercerizados, donde se plantee qué aumento es necesario para recuperar nuestro poder adquisitivo, se lleven adelante los reclamos de las categorías adeudadas, la condiciones laborales, nuestra propuesta de reducción de la jornada laboral a 6 hs, el pase a planta permanente de todos los tercerizados y todo lo que los propios trabajadores consideren que es necesario discutir!”, manifestó. 

Desde la agrupación Naranja concluyen que en un contexto de ajuste acordado con el FMI por la vía de más de 60 % de inflación anual y con la mitad del país por debajo la línea de pobreza, los acuerdos paritarios a la baja, las condiciones laborales con una lógica de “mayor productividad” y los planteos de reforma previsional para aumentar la edad jubilatoria no son casuales, por lo que una recomposición salarial debería establecer un salario inicial mínimo de 180 mil pesos, equivalente a la canasta familiar, y paritarias que fijen aumentos indexados a la inflación. 




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias