Sociedad

BRUTALIDAD POLICIAL

Policía de la Federal fusiló a un joven de 18 balazos

Fue en Isla Maciel, Avellaneda, este sábado por la tarde. El policía está detenido y fue citado a declarar este lunes, acusado de homicidio simple, agravado por uso de arma de fuego.

Lunes 1ro de junio | 14:28

El agente de la Policía Federal, Osvaldo Nicolás Rendichi, de 24 años se iba a encontrar con Lucas Adrián Barrios, de 18 años para comprarle una PlayStation. Quedaron en la calle Pinzón al 1500, cerca de la cancha de San Telmo, en la Isla Maciel, más precisamente en Villa Tranquila.

El policía fue hasta el lugar de civil pero con arma 9mm, y acompañado de su hermano. La balacera se desató cuando, según la primera declaración del agente, Lucas le dice pide que lo acompañe 20 metros por un pasillo y habrían intentado robarle, siempre según su relato.

Le vació literalmente el cargador, en un acto salvaje de brutalidad e impunidad policial. La autopsia del cuerpo de Lucas determinó que tenía 18 balazos: 17 del cargador y 1 de la recámara de su arma reglamentaria, alojados en el abdomen, el tórax y la rodilla. Lucas murió a los pocos minutos de ser trasladado al Hospital Fiorito, en Avellaneda.

El agente de la Federal Rendichi justificó la masacre diciendo un hombre que estaba con Lucas Adrián Barrios sacó un arma y él se defendió: “Él no podría haber tocado el arma”, refutó la familia del joven de 18 años, en diálogo con Pulso Noticias. Es un dato relevante que la Policía Científica no haya encontrado ninguna de las vainas cuando realizaron el peritaje en el lugar, claramente la Policía buscó ocultar las pruebas.

El fiscal Elbio Laborde, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 de Avellaneda, ordenó la detención de Rendichi, este lunes prestará declaración indagatoria y se determinará su situación procesal.

“Hoy es Adrián, mañana es otro pibe y así. Aparte con lo que está pasando con la pandemia y el decreto de aislamiento, le dieron un poder a las fuerzas que están haciendo lo que quieren con los pibes y con cualquier ciudadano también”, dijeron los familiares a Pulso Noticias. “Vamos a seguir con la causa, levantaremos todas las pruebas que sean suficientes para llegar a la verdad y la justicia”, agregaron.

Denunciaron también que a las pocas horas de haber sido fusilado Lucas, empezaron a ser hostigados, a través de mensajes y posteos en las redes sociales por parte de otros policías.

Carla Lacorte, víctima de gatillo fácil, referente del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (CEPRODH), y del PTS en el Frente de Izquierda de Quilmes, señaló a este diario: “La saturación policial que mantuvo este gobierno y se profundizó durante la cuarentena ya se llevó la vida de Luis Espinoza, Alan Maidana y ahora la de Lucas Barrios en la Isla Maciel. Basta de gatillo fácil policial. Nos solidarizamos con su familia y amigos y exigimos juicio y castigo a los culpables”.

Hasta el momento, la responsables política y jefa máxima del agente de la Policía de la Federal, Sabina Frederic, ministra de Seguridad, no pronunció ni una palabra de repudio ni un mensaje que dé una pauta de que no habrá impunidad en este brutal caso de gatillo fácil.







Temas relacionados

Brutalidad policial   /    Policía Federal   /    Gatillo fácil   /    Libertades Democráticas   /    Zona Sur del Gran Buenos Aires   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO