Cultura

EL TELESCOPIO

Quemen nuestra piel, nuestra sangre hierve en libertad

La tierra chilena sigue en ebullición. Hierven las llagas de una historia que recién comienza.

Viernes 17 de enero | 12:09

Foto: AL DIA News

En Chile, los guanacos escupen soda cáustica.
Queman la piel de la rebeldía, intentando borrar los signos de fabulosas barricadas populares. A pedazos y ampollados, resisten.

Perdigones en los ojos, asalto a las casas, técnicas de castigo que los carabineros lanzan.
La epidemis hierve como la sangre embrocada de quien aguantó centenares de crepúsculos la oscuridad del cuartel, aún en tiempos de sufragios.

Aún en el entierro de los caídos, la despedida sabe a combate porque por ellos, las avenidas vacían la penumbre de la historia contada para nacer en un alarido de libertad.

Liceos tomados en nombre de una educación libre de todos y para todos. Mecha que enciende la plaza de la dignidad.

Cánticos entonados desde el mes de octubre, cuando aquel salto juvenil en el subte desató la más tremenda tempestad revolucionaria, planean sobre la cordillera y liberan a las voces oprimidas por la tiranía.

Ojos perdidos mas no vencidos. Piel quemada mas no callada. Cámaras rotas mas no silenciadas. Pañuelo en alto, láser encendido, puño aguerrido. Dolor vuelto lucha.
Chile aún despierta en la primera línea, en cada día.







Temas relacionados

El Telescopio   /    Relato   /    Provincia de Buenos Aires   /    La Plata, Berisso y Ensenada   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO