×
×
Red Internacional

Con la excusa de la pandemia la multinacional usó a sus trabajadores como material descartable “contratando y despidiendo libremente” y con salarios que no llegan a cubrir la canasta básica.

Jueves 28 de octubre | 16:20
Las líneas de producción en Mondelez funcionan 6 días a la semana.

Si de precarización hablamos, Mondelez ex-Kraft recurrió a una nueva figura no contemplada en la Ley de Contratos de Trabajo: el préstamo de personal. Trescientos cincuenta jóvenes fueron obligados a firmar licencias sin goce de sueldo por casas de comidas rápidas como Burger King, Starbucks y McDonalds. Fueron “prestados” sin ningún derecho e incumpliendo con la ley de trabajo. Y luego de haber cumplido más de 7 meses de trabajo se los despidió. Lo paradójico es que esos mismos puestos fueron ocupados por trescientos nuevos trabajadores contratados, esta vez familiares de nuestros compañeros. De esta forma la empresa se dotó de personal para un mismo puesto durante más de un año sin otorgar lo que correspondía que era la efectivización, contratando compañeros que llevan más de 11 meses con esta modalidad.

Incluso en la actualidad, la cartera laboral que dirige el ministro Moroni, según declaraciones al sitio InfoGremiales, declara que “realizarán inspecciones laborales en la planta de Pacheco para terminar de armar una lista de trabajadores referidos para que sean tomados en cuenta por la empresa para suplantar a otros trabajadores durante los próximos meses, en ocasión de coberturas por vacaciones”. Toda una justificación sin sentido donde los únicos descartables siguen siendo los trabajadores.

Esto se dió durante la pandemia, donde el sector alimenticio fue de los que más ganó. Mondelez, Arcor, Bagley, PepsiCo, Molinos, Unilever y las principales firmas incrementaron precios incidiendo en la inflación que nos afecta a todos y mantuvieron salarios a la baja. Por cuarto años consecutivos los salarios pierden con la inflación; para encontrar un periodo de pérdida similar hay que remontarse a la última dictadura militar.

Muchos trabajadores efectivos entienden que el reclamo solo incluye a los pibes contratados y sus familiares directos, por eso aún no se involucran. Pero lo cierto es que es una pelea que tenemos que dar todos porque dejar pasar más despidos es instaurar el sistema de precarización nuevamente, mientras por otro lado siguen los retiros voluntarios, afectando al conjunto de los trabajadores. El primer paso es ser solidarios con los hijos de nuestros compañeros, ya que al quedar fuera de la fábrica volverán a la precarización que le ofrecen a la juventud. Pero sobre todo es en defensa propia porque Mondelez de esta manera se fortalece, manteniendo nuestros sueldos por debajo de la inflación, imponiéndonos jornadas laborales de 12hs porque no se cubren todos los puestos, y tampoco se cubre lo necesario para llegar a fin de mes. Vivir para trabajar mientras vemos pasar la vida.

Te puede interesar: Mondelez: trabajadores no quieren quedar en la calle y le envían carta pública al ministro Moroni

Desde la Bordo siempre estuvimos del lado de los compañeros contratados reclamando su efectivización y a la vez rechazamos todo uso electoral con respecto a esta cuestión tan sentida como la necesidad de tener un puesto de trabajo.

Nos parece repudiable el uso de la situación de los contratados como moneda de cambio por votos. Como los que rechazan solo de palabra o apoyaron sin medidas concretas la defensa de los compañeros, mientras por abajo prometen que si dejan afuera a “estos”, entran los demás. Han dividido a los compañeros, nos han debilitado y en definitiva la patronal sigue avanzando. Cuando las patronales se fortalecen los únicos que perdemos somos los trabajadores.

Precios, inflación y sed de ganancias empresarial

Las excusas son siempre las mismas: el costo laboral, que como demostramos arriba no es tal, las materias primas, etcétera. Lo cierto es que en Argentina un puñado de grandes empresas de capitales extranjeros como Mondelez, y también las nacionales, son las dueñas de todo. En un mar de pobreza que alcanza ya el 50% de la población, ellos buscan seguir ganando de forma escandalosa. Nosotros sabemos cómo y de que forma se produce, cuál es la calidad de lo producido, y además que el gobierno les exime de los pagos de las cargas patronales, les garantiza que se contrate de forma precaria y despidan cuando quieren, etc.

El sindicato que ha hecho muchas declaraciones, debería ponerse al frente de esta pelea, donde los trabajadores en alianza con los consumidores (que somos la mayoría), llevemos adelante un verdadero control de precios y producción para ponerle freno a estas empresas que lucran sobre el hambre del pueblo.

Te puede interesar: Mondelez: si se reduce la jornada laboral podrían ingresar más de 600 obreros y obreras

Desde la agrupación Bordó creemos que hay que unificar los reclamos del conjunto de los trabajadores. Llamamos al Sindicato y a la comisión interna a discutir en asamblea medidas concretas para que los compañeros contratados queden efectivos, cosa que de pasar, nos fortalece a todos.

Empecemos el reclamo por la reapertura de paritarias para no seguir perdiendo con la inflación. Asamblea y medidas de fuerza en planta, y acciones en la calle con los contratados y familiares y todos los que se solidarizan con este reclamo.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias