×
×
Red Internacional

Pandemia.Sigman, el amigo de Manzur, y un nuevo negocio con vacunas: ¿por qué siempre ganan los mismos?

Fue elegido por la OPS y OMS para ser el fabricante de la vacuna ARN mensajero contra el Covid-19 en la región latinoamericana. El empresario millonario, señalado por tener cuentas en paraísos fiscales, todavía le debe al Estado millones de vacunas AstraZeneca que ya cobró. Ahora, festeja una vez más.

Celeste Vazquez@celvazquez1

Miércoles 6 de octubre | 14:20

La Organización Panamericana de la Salud (OPS), en conjunto con la Organización Mundial de la Salud (OMS), eligió a Sinergium Biotech (de Hugo Sigman) para producir vacunas con tecnología ARN mensajero contra el COVID-19 y otras enfermedades en la región latinoamerica. También fue elegido un laboratorio brasilero estatal, el Instituto de Tecnología en Inmunología Bio-Manguinhos. Así, ambos laboratorios serán los primeros en hacer la vacuna con este tipo de tecnología (utilizada en las vacunas de Pfizer y de Moderna) por fuera de territorio estadounidense.

El anuncio fue realizado por las autoridades del ministerio de Salud luego de mantener el mes pasado una reunión virtual con la directivos de la OPS. 5 días después de que el Gobierno nacional confirmará a Juan Manzur, como nuevo jefe de gabinete, amigo de Sigman y facilitador de gran parte de sus negocios.

Te puede interesar: Crisis política.Giro a la derecha: el nuevo Gabinete de Alberto tendrá a Manzur, Aníbal, Domínguez y más

La planta encargada de llevar adelante la producción será mmAbxience, ubicada en Garin, que es la misma que fabricó el principio activo de la vacuna de AstraZeneca y estafó al Estado en millones de pesos, ya que cobró por la producción de 22,4 millones de vacunas y lleva entregado aproximadamente la mitad de lo que convenido.

Según relevó el propio Ministerio de la Salud de la Nación, en respuesta a un pedido de acceso a la información pública que hizo TN, el pago se hizo en tandas y la primera fue hecha en noviembre del 2020. Es decir, que a casi un año de haber comenzado a cobrar, Sigman sigue incumpliendo.

La impunidad de Sigman fue y es, porque lo siguen premiando con negocios, tan grande que además se dio el lujo de faltar y no enviar representantes a la reunión que organizó Sergio Massa en el Congreso nacional con los laboratorios, luego del escándalo con Pfizer.

Por supuesto que ni Sigman, ni otros representantes de AstraZeneca recibieron ningún cuestionamiento ni represalias por parte del Estado por incumplir contratos y ni siquiera dar explicaciones.

¿Por qué siempre ganan los mismos?

Ni bien fue comunicado el anuncio de manera oficial, los directivos de Sinergum festejaron. "Evaluaron nuestra capacidad tecnológica, nuestra historia en vacunas y en abastecimiento a OPS, y, a partir de ahí, fuimos seleccionados", le explicó Fernando Lobos, director de Desarrollo de Negocios de la empresa a Télam. El directivo confirmó además, que todo el proceso se hará en Argentina con una transferencia tecnológica que hará la OMS. Y lo más importante: “también es parte de este proyecto la Organización Panamericana de la Salud (OPS), a quien nosotros tendremos la obligación de abastecer en sus licitaciones para poner a disposición el producto en toda la región", dijo Lobos. O sea, contratos millonarios asegurados.

Sinergium existe desde el 2009 y fue creada para precisamente hacer lo que dice Lobos, ganar licitaciones. En esa época el ministro de Salud nacional era Manzur. A pesar de que Sigman ya había ingresado al rentable mundo de ser “contratista del Estado”, con Manzur la pegó e hizo por primeva vez lo que luego repitió bajo la gestión del Ginés Gonzalez García: hacer negocios en pandemias a través de la producción y venta de vacunas al Estado.

Sigman fundó Sinergium Biotech exclusivamente para fabricar la vacuna contra la pandemia de la gripe A. Mediante la fusión de Elea y Novartis, logró quedarse con un contrato inicial de 10 años, pero tuvo la suerte de que ese lapso se prorrogará hasta 2022. Un acuerdo monopólico y más que provechoso para él. Sinergiun le provee al Estado también las vacunas contra el neumococo y el HPV.

Como ya revelamos en esta nota desde La Izquierda Diario, las tres empresas son pesos pesados de la industria farmacéutica y sus ganancias salen, fundamentalmente, de los negocios con el Estado. Según los balances presentados, tienen una facturación de más de $ 3.079 millones. Entre las tres son propietarias de 352 marcas de medicamentos, productos farmacéuticos e insumos hospitalarios que venden al Estado (ya sea a través de licitaciones o contrataciones directa). En muchas ocasiones compiten entre ellas ya que se presentan en los mismos llamados a licitación, por lo que toda va al mismo bolsillo: el de Sigman.

A pesar de tener una amistad con Manzur y muy buenos lazos dentro del oficialismo (con Vizzoti consiguió ser el fabricante de la vacuna Sinopharm en Argentina en mayo de este año) también supo cultivar relaciones que le permitieron hacer negocios durante la gestión del macrismo y con el gobierno de Rodríguez Larreta.

Sigman forma parte de un selecto grupo de empresarios dentro del sector farmaceútico que actúa de manera monopólica y se reparten entre ellos los negocios. Dentro del mismo grupo, podemos ubicar a Marcelo Figueiras, dueño de Richmond y también señalado en los Pandora Papers por tener cuentas offshore.

Te puede interesar: Paraísos fiscales.Sigman, Figueiras, Macri y Menem: algunos apellidos argentinos del escándalo de Pandora Papers

El negocio es redondo. Ganan licitaciones millonarias, obtienen beneficios de los Estadoss (créditos, incentivos, etc.) y transferencia de tecnológica para producir, cobran por adelantado, no rinden cuentas públicamente, incumplen contratos, y como si fuera poco fugan y evaden.

Te puede interesar: Ley de Etiquetado de Alimentos.Alto en lobby: el rótulo para la puerta del Congreso

¿Que pasaría si todo el dinero que se destina desde los Estados en beneficio de los capitalistas que lucran con las vacunas y la pandemia fuera invertido en la salud pública? Ya sea para fortalecer los laboratorios e investigación de las universidades públicas o para montar de cero laboratorios con capacidad para producir o envasar vacunas. O para reducir el precio de los medicamentos, que para muchos es un bien de lujo de difícil acceso pero más que necesario.

Un solo dato sirve para graficar las consecuencias de que la salud sea un negocio y que los ganadores siempre los mismos. Según el Indec, en el segundo trimestre de 2021, la facturación total de la industria farmacéutica en la Argentina aumentó en más 75% en relación con el mismo trimestre de 2020. Como dice el dicho popular, para muestra, sobra un botón.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias