×
×
Red Internacional

Con una campaña a pulmón, desde abajo, la lista Amarilla obtuvo el 36 % de los votos. Pese a las maniobras del oficialismo de la Celeste y Blanca, la oposición se abre paso en el sindicato

Sábado 22 de enero | 17:37

Este miércoles se realizaron las elecciones en el Sindicato de la Alimentación en Mendoza. Con 379 votos, la lista Celeste y Blanca ganó las elecciones y seguirá al frente del gremio, pero la sorpresa fue la buena elección de la lista Amarilla que obtuvo el 36 % en un gremio marcado por la precarización laboral.

"Con muchas trabas, comportamientos por fuera de la democracia sindical, con las empresas en contra, sin licencias, sin padrones, sin que nos dejen entrar en muchas fábricas, poniendo tiempo y dinero de nuestros bolsillos hemos logrado llegar a un 36 %", destacaron desde la oposición tras las elecciones. "Se avecinan grandes procesos de lucha y los vamos a enfrentar con las reservas que se han demostrado en estas elecciones sindicales. Sabemos y queremos demostrar que el sindicalismo, la defensa de los derechos históricos de los trabajadores, es todos los días", concluyeron desde la lista que se gestó por abajo, en los lugares de trabajo.

Eduardo, trabajador de Simplot e integrante de la lista, aseguró que "mientras más recorrimos las fábricas, más cuenta nos dimos de la ausencia del sindicato oficial, y la unión que tiene con las empresas. Sobre todo las más grandes, que incluso no nos dejaron entrar a colocar nuestros afiches. Pero todo esto nos impulsa aún más".

"Se ha demostrado que la parálisis presente en nuestro sindicato fue un eslabón central para que no haya un recambio en favor de los trabajadores. Esa parálisis la combatimos y por eso presentamos una lista independiente que pone por delante de todo los intereses más sentidos de quienes nos levantamos todos los días para alimentar a nuestras familias", explicaron desde la lista.

Desde que comenzó la pandemia, las y los trabajadores de la alimentación vieron como las empresas facturaron cifras millonarias, teniendo ganancias por encima de los aumentos de sueldo. Por eso, la pelea por el salario fue una parte importante de la campaña de la lista Amarilla. Otro de los ejes fue la lucha contra la reforma laboral que quieren imponer las empresas. No solo precarizando las condiciones de trabajo sino también contra la política antisindical de las empresas, como en el caso de Alco, que luego del vaciamiento de la planta, cuando se hizo cargo la empresa AVA intento poner como condición que no haya organización sindical.

La pelea por construir un sindicato combativo, que exprese las luchas y las necesidades de las y los trabajadores es una de las banderas de la agrupación.

Sobre la conformación de la agrupación, Eduardo resumió que "Lista Amarilla surgió de la idea de José Soto junto a delegados de Avícola Luján, que querían participar para poder ayudar a los compañeros, pero nunca el sindicato los integro. La idea principal era buscar gente de varias empresas para que integraran la lista, pero por el Covid y acciones del sindicato no se pudo contactar a todos los que queríamos
Pero si se sumaron trabajadores y trabajadoras de Esnaola, AVA y otras fábricas".




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias