×
×
Red Internacional

Este mes el ministro de Economía, Martín Guzmán, presentará el Presupuesto 2022. El Fondo monitoreará la propuesta oficial y pedirá una baja del déficit fiscal. También se espera una rebaja de subsidios que se traducirá en nuevos tarifazos de la luz y el gas. ¿Qué más recortarán? Preparan un plan antiobrero que hay que enfrentar.

Viernes 3 de septiembre | 21:55

Pocos días después de las elecciones el ministro de Economía, Martín Guzmán, presentará el Presupuesto Nacional 2022, que anticipará las principales variables económicas para el próximo año. Variables que tampoco son garantía de que se cumplan como lo demostró la inflación de ficción que calculó el ministro para 2021 del 29 %, meta ya superada en los primeros siete meses del año.

El Presupuesto tendrá el visto bueno del FMI ya que el Gobierno se encamina a cerrar un acuerdo con el organismo después de las elecciones; y seguramente incluirá una mayor reducción del gasto, más ajuste, que es lo que suele recomendar el Fondo. Según publicó Alejandro Bercovich en el diario BAE, Sergio Massa ya recibió el borrador del presupuesto de manos de Guzmán donde se recalculó la inflación de este año y para diciembre alcanzará 42,4 % interanual. Sin embargo, para cumplir esa meta la inflación de agosto a diciembre tendría que ser del 2 % mensual. Parece difícil.

Te puede interesar: Economía y campaña electoral: ¿"Estamos saliendo" de la crisis?

Para reducir el déficit este año el Gobierno podó jubilaciones y salarios de los empleados públicos, hubo una caída del gasto en términos reales por jubilaciones y pensiones (-6,9 % en el primer semestre de 2021 respecto a igual período de 2019) y salarios (-12,8 % en el mismo período), según señaló un informe de Cifra de la CTA que conduce Hugo Yasky.

Además, el presupuesto vigente para este año de Seguridad Social se desplomó un 22,2 % en términos reales (si se considera la nueva proyección oficial de inflación para este año) en comparación con lo presupuestado vigente el año pasado, según datos publicados en Presupuesto Abierto. Dicha partida incluye lo destinado a prestaciones previsionales, asignaciones familiares, pensiones no contributivas, Pensión Universal para el Adulto Mayor, entre otras. Si en un año electoral, el Gobierno decidió ajustar a los jubilados y a los trabajadores públicos, ¿por qué el Gobierno cambiaría el rumbo el próximo año bajo el régimen del FMI?

Otro capítulo importante es qué pasará con las tarifas de los servicios públicos, y los subsidios que crecieron, que el Fondo “recomendará” recortar. Este año con fines electorales las tarifas subieron menos de lo que deseaba el ministro Guzmán. Las empresas privatizadas no perdieron, los subsidios económicos aumentaron un 20,3 % en los primeros siete meses del año en términos reales, según publicó la Oficina de Presupuesto del Congreso. En el caso de los subsidios de energía registraron un incremento de 48 % en términos reales, y transporte 14,1 % en el mismo período. Son las consecuencias de mantener los servicios públicos privatizados, herencia menemista. Según difundió el sitio Econojournal, las tarifas de luz y gas tendrían que subir un 45 % promedio a comienzos del 2022 y las naftas un 15 % entre diciembre de 2021 y enero de 2022 para que los subsidios a la energía no sigan en ascenso. Este incremento acelerará la inflación del año próximo y significará un golpe al bolsillo de los trabajadores y los sectores populares.

Te puede interesar: La otra agenda de la campaña electoral

En las metas del borrador del presupuesto, el Gobierno confirma que el salario real promedio tendrá un nuevo descenso este año. Es el cuarto año de caída del poder de compra. Para los próximos años calculan una mejora del poder adquisitivo, pero puede fallar como ocurrió con la inflación del 29 % de este año. ¿Los dirigentes sindicales finalmente lucharán por recuperar lo perdido luego de años de tregua?

Y dale con las contrarreformas

Aunque no se conozca la letra chica del nuevo acuerdo con el FMI, el organismo anticipa alguna de sus clásicas recetas para la Argentina en su Informe sobre el sector externo.

El Fondo celebra la reestructuración de la deuda con los lobos de Wall Street, propone una “consolidación fiscal favorable al crecimiento”, y sugiere “recuperar el acceso a los mercados y garantizar la sostenibilidad de la deuda”. El organismo agregó que “se requieren reformas estructurales para impulsar la capacidad exportadora de Argentina y fomentar la inversión extranjera directa”. Es decir, los consejos de siempre disminuir el gasto, volver a endeudarse y garantizar los pagos de la deuda, junto a las contrarreformas con la excusa de aumentar la inversión (reforma tributaria y laboral). Es el mismo pliego de demandas de las patronales, como lo expresó el “miserable” Rocca, o Funes de Rioja en el acto de la UIA por el día de la Industria.

Te puede interesar: La novela de enredos del día de la industria: que si vengo, que no voy

En el informe el organismo señala que el acceso a los “mercados” a medio plazo dependerá de la aplicación de un sólido plan de reforma macroeconómica y estructural.

Sobre las restricciones al tipo de cambio el FMI afirma que “sigue siendo necesario a corto plazo para mitigar los riesgos de salida de capital", pero añade que "será necesaria una reducción basada en las condiciones, especialmente para fomentar la inversión extranjera directa". Disminuir las restricciones para el acceso al dólar puede provocar una devaluación, que se trasladará a los precios acelerando la inflación. Si sube el tipo de cambio los que pierden son los trabajadores, cuyos ingresos son devorados por la inflación.

Como revela el informe del FMI nada bueno vendrá para el pueblo trabajador si se negocia un nuevo acuerdo con el organismo. Un sector del oficialismo lo máximo que pretendía acordar con el Fondo es un plazo mayor a diez años que es la duración de un programa de Facilidades Extendidas. Es decir, extender la agonía, además es conocido que el FMI rechaza ese pedido.

A pesar de las acusaciones entre Macri y Fernández por la deuda, desde Juntos, los mal llamados liberales como Espert hasta el Frente de Todos están dispuestos a votar un nuevo acuerdo con el organismo en el Congreso. Solo el Frente de Izquierda Unidad propone enfrentar el ajuste, rechazar el acuerdo con el Fondo y movilizarse por el desconocimiento soberano de la deuda.

Te puede interesar: Deuda y dependencia: 7 mitos y verdades sobre su rol en el hundimiento del país




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias