×
×
Red Internacional

Fue este lunes a la tarde en la Ruta 65 a la altura de la localidad bonaerense de Deireaux. Guillermo Jara tenía 45 años. Según se reconstruyó, viajaba a entregar una carga desde General Rodríguez a Laguna Alsina. Hombres que participaban de una protesta por la falta de gasoil lo persiguieron a piedrazos porque no quiso quedarse en el piquete. Habría recibido una de esas piedras, el camión se fue a la banquina y Jara murió camino al hospital. Hay tres detenidos.

Martes 28 de junio | 09:37
Foto difundida en redes sociales

La imagen registrada por medios locales muestra el frente del camión de la empresa Transporte Segovia con un agujero en el parabrisas del lado del conductor, producido por un objeto contundente. La información confirmada es que quien conducía el vehículo se llamaba Guillermo Andrés Jara, tenía 45 años y murió en el Hospital Municipal Dr. PM Romanazzi poco después de ser trasladado por una ambulancia.

Jara manejaba el camión que llevaba una carga de mercadería. Según la reconstrucción realizada por medios como La Mañana de Bolívar y Cadena 3, al llegar a Deireaux se encontró con uno de los piquetes de “autoconvocados” del transporte automotor de cargas (centralmente pequeños empresarios y cuentapropistas). Habría permanecido parado una hora y luego habría decidido retomar el viaje, lo que significaba eludir el piquete.

Te puede interesar: Faltante de gasoil: paro de transportistas y especulación empresaria

Fue entonces, según el relato de otros participantes de la protesta, que tres de los protagonistas del piquete lo persiguieron hasta que lo alcanzaron y comenzaron a lanzarle piedras a la cabina. Una o varias de esas piedras habrían provocado heridas en Jara que le hicieron perder el control y el camión terminó volcando en la banquina y chocando contra una alcantarilla. Al rato una ambulancia llegó al lugar para asistirlo, lo trasladó al hospital pero Jara no pudo sobrevivir.

Por el hecho fueron detenidos tres camioneros de Deireaux. Se trata de Fabián Paredes (44), Federico Gómez (34) y Darío Martín (47), quienes cruzaron al camión e hirieron a Jara. Se aguarda que la Fiscalía de Trenque Lauquen presente cargos sobre ellos por el homicidio, a la vez que determine la responsabilidad de cada uno de los detenidos en los hechos y si hubo otras personas que colaboraron con el accionar criminal.

Mientras tanto desde los sectores que se vienen manifestando contra la falta de gasoil a nivel nacional, hasta el momento mantienen su decisión de movilizarse esta tarde al Obelisco de la Ciudad de Buenos Aires. Pese a este hecho luctuoso que los involucra (al menos por tratarse de una muerte ocasionada en uno de sus piquetes) hasta el momento no se informó que hayan cambiado de planes.

Más allá de que algunos trabajadores asalariados participen de los “piquetes” y demás acciones que se vienen desarrollando en diversas rutas del país por la falta de gasoil para el transporte, el reclamo está conducido por sectores empresarios que prefieren esconderse tras la etiqueta de “autoconvocados”.

En ese sentido, poco y nada tienen que ver estas protestas en las rutas con acciones de lucha genuina de la clase trabajadora. Mucho menos de los sectores más explotados, cuyas organizaciones llevan años exigiendo condiciones dignas de existencia y encuentran en los piquetes y cortes de rutas y avenidas una forma concreta de poder hacer escuchar su voz. Al contrario de lo que vemos hoy, esos piquetes son demonizados permanentemente por todas las patronales y sus aliados de las empresas periodísticas, con campañas de estigmatización y pedido de represión constante.

Nada de progresivas tienen las protestas propatronales. Por el contrario, el asesinato del caminero Jara demuestra, una vez más, todo lo reaccionario que pueden ser.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias