×
×
Red Internacional

En la última sesión se votó colocar placas que recuerdan a dos Madres de Plaza de Mayo desaparecidas durante la última dictadura. Una lucha de “Vecinos de San Cristóbal Contra la Impunidad” que Alejandrina Barry y Myriam Bregman llevaron a la Legislatura porteña.

Jueves 24 de noviembre | 18:00

La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires votó en la última sesión la colocación de las placas que recuerdan a Esther Ballestrino de Careaga y a María Eugenia Ponce de Bianco, dos Madres de Plaza de Mayo que fueron secuestradas y desaparecidas durante lo que se denominó el Operativo de la Santa Cruz. Los genocidas las secuestraron junto con otras 10 personas entre las que se encontraba Azucena Villaflor y las hermanas Domon y luego las asesinaron en los vuelos de la muerte.

Hace varios años que 9 plazoletas del barrio de San Cristóbal que se encuentran debajo de la autopista 25 de Mayo llevan el nombre de Madres de desaparecidos que fueron ellas mismas secuestradas, desaparecidas y asesinadas durante la última dictadura cívico militar. Pero en esos espacios no había ninguna referencia a quienes eran esas mujeres que dieron su vida buscando a sus hijas e hijos desaparecidos. De allí la importancia del reclamo de los “Vecinos de San Cristóbal contra la impunidad”, que las diputadas del PTS/FIT-U, Myriam Bregman y Alejandrina Barry acompañaron con la presentación de los 9 proyectos de colocación de las placas para que todos los vecinos sepan quienes fueron esas mujeres, que eran Madres de desaparecidos, que sepan de su pelea durante la última dictadura arriesgando su vida frente a los genocidas que finalmente las desaparecieron. Que cada persona que concurra a esas plazas conozca de ellas es un acto de memoria de los crímenes cometidos por los genocidas y de la resistencia contra el terror de la cual formaron parte estas mujeres a quien no vamos a olvidar nunca.

Esto cobra aún más valor en momentos en que la derecha continúa desplegando una campaña negacionista, por lo que hay que redoblar los esfuerzos por la memoria y contra la impunidad de los genocidas y de los empresarios que fueron cómplices e impulsores del genocidio en nuestro país.

Con los dos proyectos votados en la última sesión, se completa el total de las plazoletas denominadas con el nombre de esas luchadoras. Estas dos últimas corresponden a Esther Ballestrino de Careaga y a María Eugenia Ponce de Bianco.

¡Por todas ellas seguiremos luchando y gritando cada vez 30.000 compañeras y compañeros detenidos, desaparecidos! ¡Presente!


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias