Política Bolivia

OPINIÓN

Jeanine Áñez preocupada por la “dispersión del voto” en la derecha

Tiempo estimado 3:14 min


En últimas declaraciones, luego de ser extendido el mandato de la autoproclamada presidenta Jeanine Áñez, expresó preocupación por la dispersión del voto, señalando que “es muy dañina”. Los candidatos de la derecha están apresurando sus candidaturas en estos días y no se vislumbra la unidad ante el MAS.

Elio Aduviri

Trabajador del Aeropuerto de El Alto

Domingo 26 de enero | 10:37

Foto: El Dínamo

En noviembre, Jeanine Áñez, ya había puesto a disposición el gabinete para instalar un diálogo para toda la derecha en vistas a la unidad, no fue fructífero ya que las distintas facciones de la derecha tienen distintas posiciones e intereses. La derecha golpista se divide en varias facciones. Un ala radical, Fernando Camacho, ligada a los empresarios de Santa Cruz y el comité cívico que con biblia en mano y la “ayuda” a grupos de extrema derecha racistas es su carta de presentación. Con la misma línea conservadora está el pastor de iglesia evangélica, Chi Hyun Chu. Luego la facción centro derecha con Carlos Mesa y todo el arco “moderado” de la derecha occidental que también apoyaron el proyecto de destitución constitucional de Evo Morales. Proyectos como de Tuto Quiroga, Doria medina son expresión de una burguesía occidental que está anclada en el sistema financiero nacional.

Los intereses materiales que median a los políticos de derecha son muy fuertes de ahí la división. En vísperas de la crisis económica que llega al país ninguna de las facciones quiere perder y como pasa en el capitalismo un sector burgués tiene que ser el ganador y salir fortalecido. Estos partidos de derecha tienen un lenguaje común que es la supuesta “democracia” que recuperaron. La clase media, que los siguió, es el supuesto “pueblo”.

En esta pugna de la derecha los afectados de los millonarios desfalcos del MAS y las supuestas quiebras serán los y las trabajadoras, estudiantes, mujeres, diversidades sexuales, campesinos y desocupados. Ya sabemos el cuento que nos entregarán, que tenemos que ajustar. Pero ajustar a los trabajadores y al pueblo pobre.

La derecha clásica vuelve al país y esta vez con una nueva generación de jóvenes como Camacho y Pumari que buscarán sus intereses a costa de los trabajadores, mujeres, campesinos y el pueblo pobre. Ya han mostrado que el imperialismo norteamericano es al que responden y obedecen. El racismo y grupos de extrema derecha hoy circulan por las ciudades con amparo de la policía y las FF.AA.

Lamentablemente el MAS intentó conciliar con los intereses de la derecha, alentó su crecimiento y respetó sus leyes neoliberales. Hoy, por su proyecto electoralista deja a un lado a los sectores que salieron a resistir el golpe, los cuales se encuentran encarcelados por el actual régimen.

La resistencia de Senkata, Sacaba y Huayllani son el camino para preparar y organizar la lucha contra la derecha que viene a endeudar, privatizar y saquear los recursos naturales. Sin embargo para esa tarea es fundamental superar la política conciliadora y reformista de Evo Morales y el MAS que ha venido legalizando el golpe y que impide que las y los trabajadores y el pueblo podamos dar una salida de fondo.





Temas relacionados

Elecciones 2020 Bolivia   /    Jeanine Áñez   /    Política Bolivia   /    Bolivia   /    MAS Boliviano   /    Evo Morales   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO